Inspiramundo
Inspiramundo

Coaching

diciembre 2018
L M X J V S D
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Categorías


Inspiramundo

VENCER LA MUERTE CONTANDO HISTORIAS (o la terapia de escribirlo todo)

Natalia SarroNatalia Sarro

The passion and paradox of writing lies in its attempt to achieve the impossible.

– Del libro “The Other Shore: essays on writers and writing”, por Michael Jackson.

Si `re-cordar´ es volver a pasar por el corazón, escribir es tatuarnos nuestra historia para que no haga falta recordarla.

Mientras que mucha gente cierra los ojos para mirar, yo aprendí que tengo que abrirlos bien grandotes y leer.
Leer mis diarios de viaje (los geográficos y también los otros, los más largos e intrincados, esos que van hacia adentro).
Mis momentos – estrella en Wellington, los segundos de dolor sin nombre en Noosa, esa noche de risas y frutillas en Newcastle, el hombre que apagó los ojos oceánicos de Sydney, el café en los labios del Mount derramándose en los míos. Todo está escrito.

Todo lo que antes fue piel, ahora es prosa. Gracias Dios por este invento.

Hoy, meses después, navego por mi journal y las agujas de Cronos aceleran su girar alocado. Al punto de que ya no sé dónde muero yo y dónde nace una memoria.
Voy, me tropiezo con un cuaderno y pum.
Una página me atrapó de golpe en los cielos anaranja-zulados de Byron Bay, y ya no tengo forma de distinguir si soy mujer o mar.
Paso a la siguiente hoja, y wizzzz. Me salpiqué con la lluvia maorí de Rotorua, la mismísima tarde en que Win me ofrendó un último abrazo. Yo lo intuía, pero mis páginas lo gritaron clarito: en otra vida ella fue mi madre.

*

En fin. ¿Qué otra evidencia necesitamos? Eso hace por nosotros la escritura. Atrapar el segundo rebelde y escapista y escupirlo en nuestros rostros cuando ya lo creíamos perdido, para que podamos adorarlo con ojos nuevos.
Me encanta proponer a mis coacheados esta misma práctica. Apenas comenzado nuestro proceso de Coaching, los invito a elegir ese cuaderno personal que los acompañará a lo largo y a lo ancho de este otro viaje: el viaje de regreso al humano que siempre fueron.
En el cuaderno irán registrando en tiempo real sus creencias limitantes, las mentiras que siempre se contaron, sus preguntas recién nacidas, los miedos y duelos interrumpidos, las fortalezas galopantes, la ternura no expresada y todo eso que no se animan a pronunciar en voz alta. Lo harán por las mañanas con el desayuno, por las noches antes de apagar los latidos de la lámpara. Lo harán como sea, donde sea, incluso a pesar de sí mismos. Y la devolución suele ser la misma.
“Uy, que alivio que pude escribir esto”.
*
Si tuviese que rogarles que se vuelvan adictos a algo, es a decirse lo que aún no se hayan dicho. Cuando escribimos, siempre es acá y ahora. Siempre es todo. Es que en el silencio brota una fuente inagotable de historias nunca contadas. Y todas terminan hablando de alguna forma de amor. 
*
Voto por enamorarnos perdidamente de nuestros Journals. Es tan poderoso este ritual de garabatos universales, que yo no entiendo como los bares no están inundados de multitudes hambrientas de café, libretas y poesía.
*
Siempre estamos a tiempo de tatuar instantes, ciudades, montañas y abrazos al buen papel, y volver a pasar por el corazón de las cosas.
Hay tanto por contar, y tan poco tiempo el que nos han concedido para hacerlo.

Mientras que mucha gente calla para no sentir, yo aprendí que tengo que abrir las manos bien grandes y escribir. A cara de perro, hasta donde pueda, pero escribir.
Y con esa excusa, contagiar a cualquiera que se me acerque con este virus pandémico y maravilloso. El de vencer la muerte un cachito escribiendo historias.

Naty Sarro
www.inspiramundo.com
Coaching, Escritura, Pasión y Trabajo

_________________________________________________________________________

Licenciada en Psicología. Coach de Pasión, Carrera & Creatividad. Escritora Nómada. Contacto: natalia@inspiramundo.com

Comentarios 3
  • Andrea Bergareche
    Publicado en

    Andrea Bergareche Andrea Bergareche

    Responder Autor

    Efectivamente Natalia, los journals son una de las mejores herramientas para nuestra vida diaria porque nos permiten sacar, vaciar, soltar peso y, al mismo tiempo, registran y guardan todo eso, para permitirnos cuando queramos, volvernos a ello.
    Fan de los diarios empedernida, desde los 12 años 😉
    Abrazo!


    • Natalia Sarro
      Publicado en

      Natalia Sarro Natalia Sarro

      Responder Autor

      Gracias Andrea!
      Conocés los diarios de la escritora Anais Nin?
      Si te gusta escribir Journals, los libros de Anais te van a fascinar. Gran parte de su obra publicada es la transcripción de sus diarios de infancia, adolescencia y adultez, en modo de prosa poética, incluyendo sus viajes entre Ee.UU y Francia, su incansable búsqueda creativa, sus affaires con el escritor Henry Miller entre otros episodios de su vida.
      Un abrazo!
      Naty


  • Graciela Fernández
    Publicado en

    Graciela Fernández Graciela Fernández

    Responder Autor

    Es así. ¡La escritura autobiográfica, o autorreferencial, tiene un poder sanador y esclarecedor de la mente enorme!!!! Hace seis años que la elegí para mi taller de escritura. No quería hacer un taller literario común, de esos donde todos escriben como borgecitos, o cortazaritos, o como el coordinador del taller. Quería algo al alcance de todo el mundo, un taller donde jóvenes y viejos le pudieran perder el miedo a la escritura y disfrutar escribiendo sobre sus cosas, sus emociones, recuerdos, pensamientos. Empecé con un taller de autobiografía y memorias, como disparador usaba autobiografías de artistas, o emprendedores, o pioneros… En la búsqueda encontré autobiografías interesantísimas como las de Isadora Duncan, Sofía Loren, Anthony Queen, Charles Chaplin, mechadas con cartas personales de Sarmiento y con recuerdos de un abogado patagónico, o el dueño de una explotación maderera del litoral… Un disfrute total esas lecturas para los talleristas, que disfrutaron mucho la propuesta y escribieron hermoso, mucho y variado. Así que seguí con esa consigna: escribir sobre uno mismo, desde uno mismo y para uno mismo. Los que se animan, la pasan muy bien y se convencen de que escribir libera, sana y nos ayuda a sentirnos protagonistas de nuestras vidas.
    Y si lo combinás con el coaching… ¡Mejor todavía!