Inspiramundo
Inspiramundo

Coaching

diciembre 2019
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Categorías


Inspiramundo

Eso que nunca decimos

Natalia SarroNatalia Sarro

 

Querido Vos:

Que tengo cosas que decirte.

Que viajes.

Que te viajes por dentro.

Que te entregues al polvo del desierto más solitario del planeta.

Que trepes montañas rojas y ancestrales, y al llegar a la cima no encuentres nada, para que sea el camino y no la meta quien mande.

Que aprendas a surfear, a tejer o a amar. Lo que suceda primero.

Que con poco, hagas mucho.

Que los días tristes tengas quien te recuerde que duran, como máximo, 24 horas.

Que viajes a dedo, a pie, a bici, a canguro, como sea.  Y que donde pises, lleves el hogar por dentro.

Que te despiertes en un lugar extraño al menos una vez al mes.

Que donde vayas, siempre haya puertas extranjeras que se abran.

Que te extrañes.

Que cuando extrañes, sepas pedir el abrazo.

Que te llenes de ensueños despiertos.

Que te despiertes, eso sí, con un deseo enloquecedor por realizarlos.

Que el sol te pegue en la cara, en las manos, en la ruta, en el alma.

Que a pesar del miedo a que te hieran, te dejes tocar.

Que quien te toque, te cambie completamente la vida.

Que le cambies la vida a quien menos te quiso cambiar.

Que te conviertas en la voz de la radio, y que tu mensaje llegue a los oídos precisos.

Que se enloquezca tu brújula.

Que seas el norte de alguien. Que te permitas cambiar tus nortes por alguien.

Que te sientas orgulloso de lo que perdiste para ganar. Que si ganás, ganemos todos.

Que éste sea el año de aprender a acariciar una guitarra. Que la toques, y la música te devuelva el gesto.

Que escribas. Mucho. A cara de perro, con irreverencia, con ternura, con fuerza salvaje.

Que te reescribas y por ese rato, nada más importe.

Que te conviertas en tu autor favorito. Y que en algún momento tu escritura te desilusione, y esa desilusión te empuje a buscar el verso perfecto. Y otro. Y otro más. Y así.

Que nunca encuentres eso que buscás, para que el deseo siempre pida otra ronda.

Que sepas distinguir cuándo es tiempo de permanecer, y cuándo de calzarse la ruta.

Que si quema, lo sueltes.

Que si te hace crecer, te aferres.

Que si duele la panza, sea por estricta sobredosis de personas cómplices.

Que tengas a mano a quien sepa cómo hacerte perder el control.

Que si algo te aterra, sea llegar a viejo arrepentido por lo que no diste.

Y que lo des.

Que recibas 100 veces eso que diste.

Que aprendas, por Dios te pido, a recibir. Y sientas por fin esa alquimia lunática de dejarse amar.

(Que no, que no voy a ser yo ese alguien.)

Que se descongele alguna vez el hielo viejo que te vive por dentro.

Que camines hacia vos mismo, con el deseo latiendo en las manos.

Que pierdas el pelo, pero no las mañas ni el tiempo.

Que te encandilen los pájaros, el océano, los cielos estrellados del outback.

Que algunas noches no duermas, porque tengas mejores planes.

Que te levantes bailando, como si la música fuera un rayo infinito electrizándote los pies.

Que te equivoques. Pero con ganas.

Que te perdonen aunque no lo merezcas. Que perdones a quien nunca te dejó caer.

Que de aquí a 10 años, recuerdes a un vos que supo jugársela a tiempo.

Que éstos sean los tiempos de empacharse de caminos con corazón. Y que ese mismo corazón te abra el camino a la gente.

Que te dejen en silencio más veces de las que quisieras.

Que calles a alguien con un beso en los labios.

Que no te olvides del oeste, de los pibes, de los sobris.

Que a tus viejos se les infle el pecho de orgullo en los asados, mirando tu asiento vacío.

Y que vuelvas a casa seguido para llenar ese vacío.

Que pruebes cantar en público.

Que pruebes caminar con alguien.

Que te pruebes sin desaprobarte.

Que te lean poemas.

Que escribas poemas y luego los arrojes al fuego.

Que te dejen sin respuesta, o mejor aún, que te dejen sin un gramo de aliento.

Que vos me dijiste, que yo te dije, que nadie dijo. ¿Que acaso importa?

Que mejor incendies al autor y sus locuras.

Que te olvides completamente de quien te escribió esta carta.

Y que un día cualquiera

en algún lugar – que no va a ser éste-,

y al lado de alguien -que claro, no voy a ser yo- 

te estalle despacito

el amor de estas palabras que nunca voy a decir.

Licenciada en Psicología. Coach de Pasión, Carrera & Creatividad. Escritora Nómada. Contacto: natalia@inspiramundo.com

Comentarios 7
  • Jenn
    Publicado en

    Jenn Jenn

    Responder Autor

    me encanto!


  • Alina
    Publicado en

    Alina Alina

    Responder Autor

    Domingo 10:38 am en Bogota y te estoy leyendo 🙂 gracias Naty , me gusto mucho.


    • Natalia Sarro
      Publicado en

      Natalia Sarro Natalia Sarro

      Responder Autor

      Ali, qué lindo! Muchas gracias por leer, aún en tus viajes. Disfrutá un montón Colombia. Abrazos a Pablo 🙂


  • Lali Guerrero
    Publicado en

    Lali Guerrero Lali Guerrero

    Responder Autor

    Hermoso!!!


  • Catalina
    Publicado en

    Catalina Catalina

    Responder Autor

    Me ha encantado! Para que te des una idea lo he leido como tres veces. Escribes precioso.
    Saludos,
    Cati


    • Natalia Sarro
      Publicado en

      Natalia Sarro Natalia Sarro

      Responder Autor

      Muuuchas gracias Cati ♡
      Y gracias por pasar a visitarme!

      Abrazotes de una argentina viajando por Uruguay
      Naty