Inspiramundo
Inspiramundo

Coaching

septiembre 2019
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Categorías


DÍA 2 – LOS DESPEINADOS TAMBIÉN SOMOS FELICES (O EL MIEDO A SER INSUFICIENTES)

Natalia SarroNatalia Sarro

«Si no estás contento con lo que tienes, tampoco estarás satisfecho cuando tengas el doble». ~ CHARLES H. SPURGEON. 

Miedo a ser insuficientes - Inspiramundo

Imagen: IWS

Todos los años, a mi jardín de infantes venía un señor muy importante al que yo esperaba maravillada. No era un Mago. Ni un Payaso. Ni siquiera el cocinero que servía pastelitos y chocolate caliente para las Fechas Patrias.

Era, ni más ni menos: el fotógrafo.

Corría el año en que cumplía mis flamantes 5 primaveras. El día del Fotógrafo yo paseaba mi inquietud por el Rincón de Lectura de mi salita Azul. Tenía un ojo puesto en mi librito de los osos Panda,  y el otro en la ventana.

En algún momento, el señor flaco y de bigotes iba a pasar por el pasillo con su máquina de capturar momentos. Y yo lo iba a ver. Y el timbre iba a sonar.  Y con la manada de mocositos iríamos al trote y con los pelos al viento hasta el patio para verlo hacer su magia.

Al lado del arenero, había un cuadrado de cemento (o era un rectángulo de pasto?). No sé, lo importante es que cuando llegabas a esa zona era como cruzar un portal mágico. Justo en ese paréntesis de tiempo-espacio, el mundo se detenía para que nos saquen LA FOTO.

Primero, se venía la foto grupal. Después, uno a uno nos iban llamando para la foto individual.

 “Naty, te toca a vos”.

Ese instante fue un derroche de adrenalina.

Mi nombre sonó a promesa,  a subibajas, a hamacas voladoras.

Cada letra tenía gusto a juguitos Naranjú, a Mielcitas de frutilla y galletitas Manón. Sí, todo junto.

(Si creciste en Buenos Aires en la década del 80, me hago cargo: acabo de provocar una escandalosa y nostálgica fiesta de sabores en tu boca).

Y allí fui, emocionadísima, con mi cabellera rulosa y sonrisa inocentona, a buscar mi pedacito de inmortalidad en píxeles.

Me senté en el banquito. Transpiraba. Miré la cámara. Me acomodé nerviosa la hebilla entre los rulos.

Sonreí y sonreí y sonreí… 1, 2, 3 …Zap.. Flash!

Por un microsegundo, la mañana se eclipsó con la luz brillante de la cámara.

Y a partir de allí, a esperar que las revelen.

15 días más tarde, llegaban a nuestras manos los sobres con las ansiadas fotos. Nueva dosis de adrenalina corriendo por mi metro de altura. Ese mediodía volví a casa entusiasmadísima, bamboleando el sobre con mis manos chiquitas.

Corrí a mi mamá para mostrarle la foto, expectante. Mamá la miró, dijo algo así como:

“Qué linda foto hija, pero saliste despeinada”.

D-E-S-P-E-I-N-A-D-A?  Pero… pero… cómo despeinada? Bueno, sí… en el jardín corremos mucho, y mis rulos se me desacomodan un poco. Pero…pero… nada.

Mamá tenía razón. Yo estaba horrorosamente despeinada. Me fui de la cocina en silencio.

No te voy a mentir. Durante años, recordé ese episodio con un cachito de dolor. Y desde entonces, me compré el cuento de que las personas nunca, pero nunca debemos despeinarnos. 

Por años, hice mis mayores esfuerzos para no volver a a ser vista como una «despeinada».

Me conté la historia de que equivocarse era despeinarse.

Y sacarse una nota con menos de 9 era despeinarse.

Y  hacer cosas ridículas frente a otros era tan grave como salir despeinado en una foto escolar.

Hasta hace no muchos años, creí que nada que yo hiciera iba a ser suficiente. Me juzgué, me critiqué, me puse varas más altas de las que podía alcanzar. Y también le puse varas muy altas a los otros, porque aprendí que la exigencia y la perfección eran el camino a la plenitud y al visto bueno del otro.

Qué gracioso. Creía que solo los que andaban peinados podían ser felices.

Hoy, le agradezco infinitamente a mamá y papá por todo el amor y las enseñanzas que me regalaron. Sin dudarlo volvería a elegir como papás a estos dos tanos increíbles, tal cual son.

 Porque me dieron la posibilidad de des-aprender y re-aprender.

A mis 30, me despeino más seguido. De a poco, estoy volviendo a querer a esa chica despeinada que siempre vivió dentro mío. Sé  que nunca nada va a ser suficiente. Y por lo tanto todo me es suficiente. Eso me está haciendo más poderosa.

A tal punto que hoy mi trabajo desde Inspiramundo es acompañar a que la gente se despeine sin culpa. A que revoleen los pelos de sus pasiones,  sus vidas y trabajos. A que recuperen el brillo en sus ojos, como el que yo tenía el día que vino el Fotógrafo a mi jardín.

Preguntate en este mismo instante:

¿Ese trabajo que hoy tenés es suficiente?

¿Esa pareja que elegiste te es suficiente?

¿Tu cuerpo es suficiente?

¿Toda esa ropa, esos muebles y cosas que seguís comprando, son suficientes?

¿Estás contento con quien sos hoy? Si no es ahora, cuándo vas a estarlo?

Vos ya sos suficiente, así tal cual sos, despeinado e imperfecto.

Es tiempo de juzgarse menos (y sacale la Z… jugarse más).

Es hora de aceptarse más. Creer ciegamente en uno mismo. Soltar ideales. No compararse con otros. Ya no.

¿O no tuviste suficiente de suponer que nada alcanza?

Mis rulos despeinados y yo te lo garantizamos: cuando estés genuinamente contento con quien estás siendo hoy, entonces la vas a tener mucho más fácil para cambiar.

Como dijo Lao Tzu: «Cuando te des cuenta de que nada falta, el mundo entero te pertenecerá».

______________________________________________________________________________

[box type=»note» style=»rounded»] Este es el post número 2 de mi DESAFÍO CREATIVO: 30 entradas en mi blog durante 30 días. Seguilo cada 24 hs!

Si aún no estás recibiendo las entradas por email, suscribite aquí.

Si querés saber quiénes más están jugando al DESAFIO CREATIVO, hacé click en este enlace.[/box]

 

SEGUÍ LEYENDO! [related_posts limit=»5″]

Licenciada en Psicología. Coach de Pasión, Carrera & Creatividad. Escritora Nómada. Contacto: natalia@inspiramundo.com

Comentarios 18
  • Nati
    Publicado en

    Nati Nati

    Responder Autor

    Nati, tocaya. Te leí y me leí.
    Estoy en el mismo camino y la misma busqueda de ser feliz, de aceptar lo que somos y recién desde ese lugar de re-aprender a amarnos, elegir cual es el siguiente paso. Seguro te estaré leyendo más seguido. Mi mamá compartió el enlace a esta entrada en mi muro. Algo debe conocerme, casi se me escapan unas lagrimas en medio de tu post. Justo hace 10 días le contaba cuanto me marcaron algunas pavaditas de esas que te dicen como al pasar, cuando sos chiquita.
    Ya me pongo a leer más de tus cosas!
    Abrazo, rulitos!

    pd: Yo tengo el pelo lacio, pero no perfectamente lacio (Y los grises me alteran) siempre vivi reprimiendome el pelo porque para mi, estar despeinada, es un horror.


    • Natalia Sarro
      Publicado en

      Natalia Sarro Natalia Sarro

      Responder Autor

      Querida Nati,
      me emocionó saber tu historia. Que hay mamás por ahí pensando en sus hijas con amor, y reenviándoles cositas a sus muros de FB para demostrar ese afecto. Un abrazo cálido para ella, que seguro ha hecho y sigue haciendo lo mejor que puede como todas las mamás, más allaá de esas «pavaditas» de la infancia. Vos sabés Nati que la memoria es selectiva y caprichosa, recuerda lo que quiere,lo que puede, corta esto de acá y se lo agrega a ese otro recuerdo de allá. Así que sigo creyendo firmemente que las historias que nos contamos sobre nuestra infancia son, en gran parte, nuestra responsabilidad. Eso es lo que nos hace libres de de-construir y re-construirlas… que alivio no? =)
      Bienvenida al blog!
      Naty Sarro

      PD. Yo tampoco soy una rulosa perfecta, lo mio es una onda indefinida!


      • Nat
        Publicado en

        Nat Nat

        Responder Autor

        Jajaja, que linda!
        Comparto lo de la memoria selectiva. La mía esta aferradisima todavía a ciertos recuerdos, que si bien hoy ya soy responsable de que me sigan limitando o de superarlos, están internamente agarraditos con fuerza y me encuentro peleando con ellos más seguido de lo que quisiera!.
        Te sigo leyendo!
        Te mandé consulta privada sobre las entrevistas individales, ojalá te haya llegado. Espero tu respuesta y seguir tu desafio de cerca


  • Magali Vidoz
    Publicado en

    Magali Vidoz Magali Vidoz

    Responder Autor

    ¡Despeinada tatata! ¡Es ciertooo! A despeinarnos más 🙂 jejejeje Después te paso unos videitos que estuve viendo todo este año y fueron una ayuda para lograr el despeine total!


    • Natalia Sarro
      Publicado en

      Natalia Sarro Natalia Sarro

      Responder Autor

      Maga, Me encanta. Quiero los videos!
      En Inspiramundo recibimos todo material despeinógeno que nos quieran compartir (dícese de aquello que causa despeine). Mándelo nomás…
      Abrazos!
      Naty


  • MegaChrono
    Publicado en

    MegaChrono MegaChrono

    Responder Autor

    ¡Hola Naty!

    Aquí habla un futuro blogger que ya va dejando atrás sus excusas para ponerse a hacer lo que le gusta. Acabo de descubrir tu blog y estoy leyendo los temas anteriores. Es lindo llenarse el espíritu de ilusiones y sueños ¡gracias por fomentar el emprendimiento! Próximamente dedicaré más tiempo a escribirte unas cuantas líneas, pero ahora simplemente me gustaría compartirte un video que es muy acorde a este post: http://youtu.be/cn1EkZYh548 Quizás te interese publicarlo al final de tu entrada. Intenté buscar el autor de «Vivir despeinada» pero lamentablemente no lo hallé. Te dejo un abrazo enorme y te deseo muchos éxitos y sonrisas en este mes «febreriano» (o «febrerístico» no sé qué palabra inventar) de 28 días que aún te quedan.

    Gabriel =)


    • Natalia Sarro
      Publicado en

      Natalia Sarro Natalia Sarro

      Responder Autor

      Querido Gabriel (y futuro blogger),
      muchas gracias por compartir el video de Mafalda! Es una de mis grandes ídolas de la infancia, y verla es como verme a mí misma.
      Llegan hasta acá los abrazos y buenos deseos.Todo es bienvenido, especialmente cuando a uno se le cruza un día desafiarse a escribir 30 días seguidos ja!
      Cuántas excusas abandonaste después de leer Inspiramundo? Te animás a ponerle fecha a la apertura de tu blog?
      Desde acá te apoyamos 100%, y nos encanta saber de lectores que se están acercando cada vez más a hacer lo que les apasiona.
      Seguimos en contacto.
      Un abrazo!
      Naty Sarro


  • nachofs
    Publicado en

    nachofs nachofs

    Responder Autor

    Las Manón!!! =)
    A despeinarse!

    «I went to the woods because I wished to live deliberately, to front only the essential facts of life, and see if I could not learn what it had to teach, and not, when I came to die, discover that I had not lived. I did not wish to live what was not life, living is so dear; nor did I wish to practice resignation, unless it was quite necessary. I wanted to live deep and suck out all the marrow of life, to live so sturdily and Spartan-like as to put to rout all that was not life, to cut a broad swath and shave close, to drive life into a corner, and reduce it to its lowest terms, and, if it proved to be mean, why then to get the whole and genuine meanness of it, and publish its meanness to the world; or if it were sublime, to know it by experience, and be able to give a true account of it in my next excursion.»

    … and not, when I came to die, discover that I had not lived.-

    Beso,
    Nacho


    • Natalia Sarro
      Publicado en

      Natalia Sarro Natalia Sarro

      Responder Autor

      Gracias Nacho por el aporte!
      A seguir viviendo deliberadamente despeinado =)
      Un fuerte abrazo,
      Naty Sarro


  • Guido Albornoz Carrazza
    Publicado en

    Guido Albornoz Carrazza Guido Albornoz Carrazza

    Responder Autor

    Mirá que las cosas por algo ocurren! hoy con un tiempito de mas en mi laburo me dispuse a continuar leyendo las entradas de tu nuevo desafío ya que sólo había leído el primero, nada más… y mientras lo leía pensaba en que justamente hoy al llegar al trabajo y mirarme en el espejo del ascensor pensaba exactamente lo mismo que pensaba ayer cuando estaba en la esquina de mi trabajo comprándome un alfajor (triple terrabusi torta mmmmm!!!) para mi postre: me encanta andar despeinado!! Cuando me peino es como que no soy yo. O sea, sí, claro que soy yo, pero no me siento del todo cómodo. Si me dan a elegir, prefiero andar por la calle con el pelo peinado por mi almohada y mis sábanas. Sé muy bien que tengo que estar peinado para dar una buena impresión, por las buenas costumbres y para dar una imagen coherente con mi laburo, pero ese no soy yo! Por eso (además) me gusta tanto viajar, porque vivo despeinado jaja, soy yo! Nadie me señalaría si ando despeinado, porque nadie me conoce y no saben dónde laburo!
    No sé cómo encontré el hilo conductor de tu entrada con mi situación y mi estado de ánimo, pero si no tiene nada que ver una cosa con la otra al menos creo que es el mejor momento para decirlo: me encanta andar despeinado! jaaaaaa! Saludos naty!


    • Natalia Sarro
      Publicado en

      Natalia Sarro Natalia Sarro

      Responder Autor

      Querido Guido,
      Cuantas veces más andarias genuinamente despeinado (lease relajado, liberado, auténtico) si la opinión de otras personas fuera un poquito menos importante? Nosotros tenemos el poder de elegir a quien damos autoridad, y eso a veces implica darnos permiso a nosotros mismos!

      Gracias por pasar por el blog y por la buena onda,
      Naty Sarro


  • Alicia
    Publicado en

    Alicia Alicia

    Responder Autor

    Hola, Natalia, me gustó mucho este post, realmente hay que despeinarse más seguido y dejar de exigirse tanto. Cuesta mucho, pero hay que intentarlo. Muchas gracias


    • Natalia Sarro
      Publicado en

      Natalia Sarro Natalia Sarro

      Responder Autor

      Hola Alicia,
      Tanto tiempo! Cómo estás? Que lindo volver a leerte, incluso con ganas de despeinarte mas seguido. Seguro que es difícil pero tenemos todo lo que hace falta pa’ lograrlo… a nosotros mismos!
      Gracias por leer el blog.
      Un abrazo grande!
      Naty Sarro


  • amnerismazzeo
    Publicado en

    amnerismazzeo amnerismazzeo

    Responder Autor

    Se me hizo un nudo en la garganta con este post….hace tiempo que me llegan los mails de tu desafío creativo, y todos los títulos me resultan interesantes…pero dejo los mails ahí sin abir, porque sabía que iba a llegar el momento propicio de leerlos…hoy estoy haciendo eso…y me topé con este, que me cayó como anillo al dedo en mis sentimientos de estos días…GRACIAS!!!


  • daiana Rojo
    Publicado en

    daiana Rojo daiana Rojo

    Responder Autor

    Hola nati ! ! Q lindo es leerte , te conoci en san Rafael mza en un evento Ted. Me encanto tu charla y desde ahi sigo tu blog. Quizas no recuerdes pero cruzamos unas palabras. En fin no habia echo comentario respecto de tus escritos q en realidad me encantan. Hasta q me senti tan identificada porq vivi lo mismo con una foto de pequena que era el regalo para mama en su dia. Salia taaan despeinada! Q no olvido ese retrato jamas y de por si nunca quise q lo mostrara. Hoy tengo 22 anos y luzco el pelo sin ningun perjuicio, y soy feliz despeinada y reconozco cuando ando Leona por la calle . Asique como dijiste a jugarse mas! Graciaas nati! Un abrazo


    • Natalia Sarro
      Publicado en

      Natalia Sarro Natalia Sarro

      Responder Autor

      Dai! Gracias por tus palabras. Qué lindo que me hayas escrito!
      Te mando un abrazo y tambien a todos los chicos de TED. Fue una experiencia única,nos trataron 11 puntos! A veces pienso que no pasó.

      Un abrazo grande!
      Naty Sarro


  • ale
    Publicado en

    ale ale

    Responder Autor

    linda enseñanza hermanita de mi alma.
    Es un trabajo difícil no autoexigirse y no exigir a quienes nos rodean.

    🙂