Inspiramundo
Inspiramundo

Coaching

julio 2019
L M X J V S D
« Jun    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Categorías


Inspiramundo

Que no se note (o el amor y otros excesos)

Natalia SarroNatalia Sarro

“Hay cosas indestructibles que acompañan el cuerpo hasta la muerte como si hubieran nacido con él. Y una de esas es lo que surge entre un hombre y una mujer que viven juntos ciertos momentos.” 
―Clarice Lispector.

Que no se note. Verte cocinar y que mis labios excedidos te veneren alquimista.

No te sorprendas, que si vos dos acordes a la guitarra,  yo la mismísima sinfónica de cuerdas.  Que cuando vos medio paso, mis pies apurando la travesía hasta Finisterra.

Te lo juro y bien jurado. Intento con todas mis fuerzas camuflar esta desorbitada manía de andar esparciendo bosques en las macetas de tu balcón. Esta ciega insistencia de llamarle océano a tus breves charcos de abrazos.

Pero la chica en el espejo, la que desdice los paraguas, la que no ahorra en tempestades, reincide -reincide-reincide en su femenina locura de hermosearnos la verdad.

¿No lo ves, que si vos aproximación a la lluvia, yo proclamo el planetario y los 20 cielos de Andrómeda? ¿Que si tus manos apenas el comienzo de una estrofa, mis labios Pizarnik y todo un ejército de juglares? Y eso, si me agarrás con poca inspiración.

Dale chinito. Clausurate los ojos un ratito más, que hoy no hay verdades que tocar. Estos serán los tiempos del desmadre, de las virtudes inventadas y los amores infinito punto rojo. Esos que duran hasta el último vagón del otoño o la primera estocada de realidad. Lo que suceda primero.

¿Que no se note dije?

Que no me notes.  Que no te notes.  Que ni lo anotes. Que nos pernoctes. Que me perdones. Que dos canciones.

Así alquimiamos por tus calles: dos canciones planetarias descolgándole la lluvia a las macetas de tu pueblo.  ¿No escuchás? Hoy, un par de voces empecinadas con el río. Hoy, la música infinita cuando te reís, los veranos de tenernos,  la feroz y tintineante locura de dos pieles respirándose al unísono.

Pasan las horas y ya nada importa chinito.  Arrojemos las llaves por el balcón, que no es cuestión de ahorrar en desmesuras.

Que no se te cure esa forma tan azul de mirarme, como si derramaras una luz de puntos suspensivos por mi espalda-página.

Dale. Por un ratito más, sigamos jugando a los ciegos que explotan el reloj en busca del instante perfecto.

Licenciada en Psicología. Coach de Pasión, Carrera & Creatividad. Escritora Nómada. Contacto: natalia@inspiramundo.com

Comentarios 1
  • soliametti
    Publicado en

    soliametti soliametti

    Responder Autor

    «¿Que si tus manos apenas el comienzo de una estrofa, mis labios Pizarnik y todo un ejército de juglares?» uy, uy, uy… me aniquiló esta frase Nati.
    Me encanta la forma que va tomando tu seguidilla de sweet home 🙂